Vivienda Colaborativa-Cohousing

Qué es Cohousing?

Cohousing es un concepto introducido al Diccionario Oxford en Inglés por la firma de Arquitectos McCamant & Durrett formado por la contracción de las palabras Collaborative y Housing. En español puede traducirse como vivienda colaborativa o puede encontrarse también como covivienda y el término hace referencia a un estilo de vivienda y convivencia donde los residentes tienen sus hogares privados pero comparten grandes espacios comunes para realizar actividades juntos que promuevan el sentido de comunidad.

Historia

En los años 70 se construyó el primer complejo de viviendas en Dinamarca cuando un grupo de 27 familias se unieron buscando una alternativa a la oferta inmobiliaria del momento, priorizando volver al sentido de comunidad de los barrios tradicionales pero adaptado a las necesidades actuales personales del grupo y respetando la necesidad de privacidad de las casas particulares.

Con el tiempo esta idea fue replicándose en otros países como Suecia y Holanda. A inicios de los años 80 Charles Durrett y Katie McCamant, ambos estudiantes estadounidenses de Arquitectura, tuvieron su primer contacto con esta forma de vivienda denominada bofællesskaber y desde entonces emprendieron un estudio de casos de aquellos complejos funcionando en Dinamarca. Fruto de esa investigación surgió el libro “Creating Cohousing” donde se analiza cada caso, sus inicios, las motivaciones de los participantes, los desafíos que tuvieron y finalmente la experiencia del día a día viviendo en uno.

En los años 90 Charles y su esposa Katie se aventuraron en la travesía de llevar el cohousing a los EEUU y Muir Commons fue el primer ejemplo de la materialización de ese sueño. Desde entonces y hasta la fecha, hay más de 100 comunidades construidas y otras tantas en proceso de desarrollo en ese país; también están surgiendo comunidades en Inglaterra, España, Australia, Nueva Zelanda y tiene una perspectiva de aumento en los próximos años.

Características de un Cohousing

Varían en tamaño, ubicación, tipo de dominio de la propiedad, diseño, amenidades, personas que viven en ellos, etc; pero todos tienen las siguientes características que diferencian un cohousing de cualquier otro complejo residencial:

– Proceso participativo: los residentes son los que organizan y participan del proceso de planificación y diseño. Son asesorados por diferentes profesionales en todo momento pero ellos como grupo son responsables por las decisiones finales.

– Diseños que favorezcan el sentido de comunidad: el diseño físico de los espacios tiene un papel fundamental para que los residentes se sientan parte de una comunidad y no meros vecinos.

– Grandes espacios comunes: al ser parte integral de la comunidad, las áreas comunes son pensadas para el uso diario y para reemplazar ciertos espacios privados como lavandería, habitación de huéspedes, etc.

– Administración de los residentes: ellos toman las decisiones de interés mutuo en beneficio de la comunidad y se encargan del mantenimiento del complejo organizándose de la forma que crean conveniente.

– Estructura horizontal: la responsabilidad de las decisiones es compartida por todos los adultos que viven en el cohousing.

– Fuentes separadas de ingresos: cada residente tiene su propia fuente de ingreso. La comunidad no genera directamente ingresos para sus miembros, ni ellos comparten ingresos del alquiler de los espacios comunes.

No hay otro interés que une al grupo salvo los valores de compartir ciertos espacios y actividades para vivir de forma más ligera y práctica en el mundo. No hay fines políticos, religiosos ni ideológicos que los agrupen a diferencia de las llamadas comunidades intencionales.

Tamaños y clases

Pueden ser de 6 hasta 50 residentes o grupos familiares. El número óptimo sin embargo está entre 15 y 33 residencias.

Hay cohousings intergeneracionales, senior cohousings para jubilados, cohousings para padres solteros, etc. El grupo es el que decide qué clase se amolda mejor a sus intereses.

El dominio de la propiedad puede ser como en el sistema de condominios, rentado, derecho de uso, etc. El desafío es la regulación legal en países donde no hay casos concretos, pero que pueden replicar modelos de EEUU, Dinamarca, Países Bajos, Australia, España, etc.

Espacios Comunes y Amenidades

Casa Común: cocina suficientemente grande y confortable para las comidas comunitarias, espacios de entretenimiento y demás.

Sala de lavandería: como las casas privadas no tienen el espacio destinado a este fin, la sala de lavandería sirve para hacer un uso más eficiente de los recursos naturales como el agua y también es un espacio de socialización. Aquí se pueden instalar tecnologías sustentables como reutilización de aguas grises, alimentación eléctrica a base de energía solar, etc.

Habitación de huéspedes: otro espacio que se elimina de las casas privadas para llevarlo a la casa común y así poder hacer un mejor uso con más comodidades para aquellas personas que van de visita.

Sala de juegos, de estudio, de trabajo, YOU NAME IT. Las opciones son infinitas y siempre el grupo tiene la decisión del qué y del cómo, el para qué ya lo sabemos 🙂

Piscina, guardería, taller de herramientas, huertas y demás…

Beneficios de vivir en un Cohousing

hogar

  • Accesibilidad: compartir amenidades y tener una casa más pequeña reduce los costos de mantenimiento en dinero y tiempo.
  • Seguridad: vivir en un cohousing favorece la sensación de seguridad ya que hay una red de personas que se cuidan unas a otras, y los espacios favorecen que los niños puedan disfrutar de los juegos al aire libre.
  • Económico: comprar víveres en cantidad reduce los costos monetarios de hacerlo individualmente. Compartir herramientas o electrodomésticos permite tener acceso a ellos sin tener que comprar cada uno lo mismo.

comunidad

  • Sentido de utilidad: el sentirse parte de una comunidad y saber que tu opinión y necesidades son escuchadas favorecen la salud, la confianza, el autoestima, la socialización, reduce la depresión y la soledad.
  • Familiar: imagina qué lindo vivir con amigos, saber que estás rodeado de personas que te pueden dar una mano cuando lo necesites y poder devolverles el favor.
  • El total es mucho más que la sumatoria de las partes: juntos siempre es mejor.

medio ambiente

  • Eficiente: el diseño estándar de las casas privadas reduce los costos de construcción y se pueden utilizar tecnologías sustentables en todo el complejo como paneles solares, utilización de agua de lluvia, reutilización de aguas grises, ventilación cruzada, etc.
  • Menor impacto ambiental: la diferencia entre tener 20 casas cada una con su lavadora o una sala de lavandería con 4 equipos industriales refleja que se puede hacer un mejor uso de los recursos generando menos desperdicios.

 

 

 

Desafíos

Dar a conocer un concepto innovador, que va en contra de la especulación inmobiliaria porque cambia el orden del proceso al construir primero la comunidad a través del sentido de vecindad y luego el espacio físico, que apunta a un cambio en la forma de vivir y las costumbres, puede ser difícil al principio. Sin embargo, cuando un proyecto tiene tantos beneficios para todas las partes involucradas, cualquier esfuerzo por darlo a conocer a más personas hace que valga la pena.

El propósito de Vivamos Juntos es difundir todos los casos exitosos que existen en el mundo y ser una red de encuentro y acompañamiento de todas las personas decididas a hacer realidad su vivienda colaborativa-cohousing en América Latina.

 

Referencias:

  • “Creating Cohousing: Building Sustainable Communities” Katie McCamant and Charles Durrett. 4th Edition.