El lado B de Cohousing

Publicada en Publicada en Blog

Hoy viernes, a punto de arrancar el fin de semana, estamos con lo últimos detalles para comenzar con el Taller 1 de Cohousing – La Previa. Por eso, y antes de contarte más sobre lo que vamos a hacer desde Vivamos Juntos, quisiera hablarte sobre algo que no comentan en los artículos que están circulando en las redes sociales sobre Cohousing cuando lo promocionan como “Viviendas Colaborativas para envejecer con amigos”.

Primero, Cohousing no es sólo viviendas para envejecer ya que también los hay intergeneracionales, y de hecho, las viviendas y el estilo de vida son el resultado de un camino que el grupo de futuros vecinos comenzó a hacer mucho tiempo antes de poner el primer ladrillo en la tierra. Así como a todos nos gusta y llama la atención esos programas o fotos de extreme makeover (sean casas o personas) donde vemos por un lado el “antes” y luego el “después”, seguramente también te sucede que digas: “yo quiero eso!”. Lo que usualmente no muestran, y yo voy a llamarlo “el lado B”, es el camino que llevó de un estado A al B. Bien sabemos que el proceso puede hacer que nos fortalezcamos para llegar al destino, o que abandonemos a mitad de camino.

¿Sabías que en Inglaterra, el Cohousing LILAC (Low Impact Living Affordable Community) tardó más de 6 años en hacer realidad su proyecto? ¿Y que en España, el famoso Senior Cohousing Trabensol (que aparece en muchos de los artículos en internet) le llevó 10 años? En EEUU, donde hay más de 200 Cohousing en diferentes etapas de construcción, hay proyectos que lograron realizarse en 3 años (tiempo ideal) ya que desde el inicio sabían qué querían y con quiénes, al mismo tiempo que fueron acompañados en el proceso. Esto diferencia a Cohousing de los proyectos tradicionales inmobiliarios, donde el futuro residente es un actor pasivo que habita en un espacio cuyo diseño fue pensado por alguien que sólo pensó en el negocio y es muy poco probable que viva allí.

Desde el paradigma colaborativo de Cohousing, lo primero que se “construye” es el sentido de vecindad, y eso sucede cuando, de hecho, conocés (y elegís) a quienes tener como vecinos ya que entre todos harán que el camino sea ameno o lleno de piedras. Antes de encontrar con quienes transitar el proceso de materializar un Cohousing, lo primero es que tengas claro hacia dónde quieras dirigirte en tu vida (¿cómo te ves en los próximos 10 años?) y para poder aclararte en tu Norte, hay que ver cuál es el punto de partida de cada uno – y ahí aparece el Taller 1.

El Taller 1 es un espacio de introspección, un viaje interno para descubrirnos mientras conocemos a otras personas también interesadas en Cohousing. Es un viaje necesario antes de poder decidir si continuar la aventura de construir un proyecto en común con otras personas.
Es un viaje en sí mismo. Al finalizar esta experiencia algunas personas pueden seguir adelante con el sueño de Cohousing ya comprometidas en materializar ese deseo en un diseño de comunidad concreto (aunque no necesariamente junto a quienes fueron sus compañeros de taller, siempre depende de los grupos que se armen), y otras personas pueden tomar acción hacia otros rumbos. En todos los casos, los participantes adquirirán las herramientas internas para convertirse en agentes de cambio de aquello que quieran ver manifestado en sus vidas, y eso ya es una ganancia que vale el esfuerzo experimentar.

 

Seguimos el modelo de trabajo que vienen haciendo en Dinamarca y EEUU desde hace más de 40 años y que prueba que las bases sólidas de buenas personas y vecinos garantizan el éxito de un Cohousing.

¿Comenzás la aventura con nosotros?

Abrimos la versión online del Taller en agosto. Te mantenemos informad@!